jueves, 8 de mayo de 2008

Siguiendo la ruta de la Seda...



Palmira. (del arameo: ciudad de los árboles de dátil). Desierto de Siria. Antigua capital del reino Nabateo reinado por Zenobia (266-272 dc) que se sublevó para crear un Imperio propio a hacer frente a sus dos enemigos: el imperio Romano y el Imperio Sasánida (Persa).


Se conservan las ruinas de una ciudad que llego a albergar 200 mil habitantes. Especial mencion son las columnas de acceso a la ciudad, su agora y templos, además del palacio de la reina (que posteriormente fue campamento de Diocleciano) A unos 5 km de la ciudad, cerca de las montañas, sus enterramientos: los primeros en forma de torres y las excavadas bajo tierra (no abiertas al publico.. eso dicen), con nichos con los rostros de los difuntos y una tumba central al fondo del estilo de los sarcófagos Etruscos (por cierto, nichos llenos de cucarachas de tamaño de puños, al estilo “en busca del arca perdida, ja, ja).


Cuando estuve dos equipos arqueológicos (creo recordar Italiano y Japones) trabajaban aún en ellos. Siria es uno de los paises que más me impresionaron por la cantidad de restos que quedan y por ser un enclave no solo de la ruta de la seda, sino también lugar por el que han pasado las mayores civilizaciones del mundo y que han dejado su huella en el camino (De Naram-Sin a Saladino, los castillos templarios, los barrios armenios de Alepo, el cruce de religiones en Damasco, el teatro romano de Bosra). Es de los pocos lugares, en los que puedes pasear por los yacimientos sin ningún tipo de barrera, todo está a tu alcance... y donde hay mucha más tolerancia y respeto del que os imagináis...


________________________


He tenido abandonado el blog por falta de tiempo... pero lo recuperaré poco a poco en tiempos libres.


Empiezo una serie de fotos, articulos, viajes con un eje en común: forman parte de LA RUTA DE LA SEDA.

3 comentarios:

Nur dijo...

¡Que envidia! con razón nos tenías abandonadas. Pero no importa, aquí estamos, esperando tus reportajes.
Un beso
Nuria

TUSO dijo...

Precioso país, verdad? Coincido contigo en que lo mejor es la libertad que ofrece al turista sin restarle un ápice de autenticidad. Si algunos aprendiesen en Irán...

Seguiré tus viajes, salu2!

Belén Pachés Pérez dijo...

Te felicito por tu blog, tienes cosas muy interesantes, y sobre todo la parte de Asia.