miércoles, 18 de febrero de 2009

Ararat: el símbolo del dolor armenio.

Nur ha tenido la gentilieza de mandarme esta reseña sobre una pelicula que interesa por el contenido y continente al introducirnos en un genocidio acallado durante años y años que aún hoy espera el reconocimiento de su existencia.

Prepretado por el gobierno de los "jovenes turcos" durante el imperio Otomano y sesgó la vida de más de 1 millón de Armenios obligados a abandonar Turquia bajo persecuciones, masacres masivas de mujeres y niños, torturas sistemáticas de la población, marchas forzadas por el desierto de Anatolia sin agua ni alimentos y un sin fin de barbaridades de las que solo con ver las fotos te haces una remota idea...

Turquia aún hoy niega estas acusaciones auspiciándose en que las muertes fueron consecuencia del convulso momento que vivia el país durante la I guerra mundial pero evidentemente detrás de todo esto están toda una serie de implicaciones políticas y económicas tremendas.
No se trata de buscar buenos y malos, se trata de reconer lo que existió para que no vuelva a repetirse aunque, para desgracia de todos, la humanidad parece ostinada en no recordar el pasado y no aprender de sus errores...

Saber más:


Genocidio armenio

ARARAT dirigida por Atom Egoyan

Aunque es una película del año 2002, seguramente muchos de vosotros no la habréis visto, ya que no entra dentro del grupo de "películas comerciales", lo que hace que a veces cueste verlas. Pero quería comentárosla porque considero que es una película muy interesante, que cuenta uno más de los genocidios hechos a lo largo de la historia, en muchos casos desconocidos o lo que es peor; totalmente ignorados.
El rodaje de una película sobre el genocidio armenio, la difícil relación de una profesora de Arte con su hijo y su hijastra; la historia que se esconde tras un cuadro de un pintor armenio; y el rechazo de un policía hacia su hijo homosexual son sólo algunas de las líneas argumentales de esta compleja película. Su objetivo es claro: demostrar como el pasado influye en las obsesiones y los problemas del presente. Interesante es también la conclusión que se extrae después de ver el filme: la importancia que tiene el Arte a la hora de reflejar y difundir un hecho histórico.

Ararat entrelaza las historias de estas dos familias, con conflictos interiores sin resolver. Raffi, de origen armenio, lucha con el recuerdo de su padre, el pintor Arshile Gorky, y con las reacciones opuestas que dicho recuerdo suscita en su madre, Ani, obsesionada por un pasado que niega, y en su hermanastra, Celia, que culpa a Ani por la muerte de su padre. Por otro lado, David (funcionario de aduanas) intenta entender y aceptar la relación que su hijo Philip tiene con un actor de origen turco, Alí al tiempo que intenta establecer una sólida relación con su nieto, Tony, el hijo de Philip.

Considerado como uno de los realizadores cinematográficos más personales del panorama actual, Atom Egoyan vuelve a disertar sobre la obsesión y la pérdida en Ararat. En élla, el autor ha querido contar su peculiar visión del genocidio del pueblo armenio a manos del imperio otomano en 1915. Sin embargo, lejos de la linealidad imperante en el cine actual, el director canadiense de origen armenio nos sumerge en una compleja red de historias entrelazadas, donde el pasado y el presente, la realidad y el cine se retroalimentan e influyen. En definitiva, como el propio Egoyan comenta : “Ararat plantea el papel que puede jugar el arte en nuestra lucha por encontrar la felicidad después del genocidio”.

Más cerca de la reflexión sobre la pérdida que del análisis de las obsesiones, Egoyan vuelve a conmovernos con una película intensa y sensible, pero que rehuye el exceso melodramático al que nos tienen acostumbrados las películas americanas. El film cuanta con una acertada y contenida dirección de actores; una más que eficiente labor de todo el reparto y una sabia puesta en escena del realizador. Aunque, el desigual desarrollo de las diferentes tramas y los diversos cabos sueltos del guión desequilibran un poco un filme inteligente y elaborado, pero en cualquier caso es una excelente película, con una banda sonora magnífica.

Nota: El pintor Arshile Gorky no es un personaje inventado, es real, fué un superviviente del genocidio, y podéis indagar en su tormentosa existencia hasta llegar al suicidio ..... ¿os suena? De hecho, este cartel de la película está basado en uno de sus cuadros.
Crítica de Nur.

16 comentarios:

JORGE MATIAS GOMEZ dijo...

Joder, con los "jóvenes turcos".
Mola Atom Egoyan.
Un saludo Mar.

Kurtz dijo...

Y lo peor es que, a día de hoy, ese genocidio permanece en el olvido y Turquía se empeña en negarlo.
La pelícua la vi hace un tiempo y la verdad es que es muy buena.
Saludos.

El Bosque Olvidado dijo...

Señora:
Què interesante ha de ser esta pelìcula y què bien hecho està vuestro enfoque del tema,
Decìs bien, porque cada uno desde su lugar en la vida debe combatir estas terribles matanzas, y creo es una esplèndida oportunidad para los que estàn en el arte, pues se llega a muchìsimos lugares con la pluma o el pincel
No conocia aeste pintor. Buscarè informaciònsobre èl.
Desde los alrededores de la bella Toledo os saluda:
Doña Guiomar de Ulloa

Selma dijo...

Mar, Preciosa...
estoy siguiendo al pie de la letra todos tus consejos... Acabo de ver la peí que nos aconsejabas "Slumdog Millionaire" he salido maravillada y emocionada...
Esta Entrada tuya también me da ganas de saber más y más y de ver "Ararat"...

Gracias por todo, Mar, un beso cariñoso.

Babbilonia dijo...

No la he visto pero sí que en su día oí hablar de ella. El tema, a pesar de su crudeza es interesantísimo, al menos si nos hace conscientes de como se van sucediendo los genocidios a lo largo de la historia, aunque desgracidamente está claro que continuarán.

Un abrazo y gracias por tu visita.

Jimena de Nolasco dijo...

No conocía esta película tampoco pero parece realmente interesante. Me la apunto para buscarla y a ver si encontrando un huequito puedo verla.

Besos

AZAHARA dijo...

Mar, guapetona,

He cambiado la dirección de mi blog, ahora es así:

http://azahara78-lasmilyunanoches.blogspot.com/

Apúntalo bien!! Besitos!

M.Eugenia dijo...

Me apunto la peli, la pena es que la humanidad no aprende del pasado.
Saludos

Nur dijo...

Para más información del genocidio del pueblo armenio:
http://cuestion-armenia.blogspot.com/2008/09/genealoga-del-genocidio-armenio-1893.html
Un saludo

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

la verdad es que la historia de la infamia humana no tiene límites, y ningún país puede tirar la primera piedra.
Un apunte para la curiosidad, según la tradición bíblica en el monte Ararat es donde encalló el arca de Noé.

Caroline dijo...

Desconocía la existencia de esta película,pero es lamentable que situaciones con la del film, sigan ocurriendo en pleno siglo XXI. Tomaré nota para mi próxima sesión de cine!

Besos,

Caroline

La Dame Masquée dijo...

Muchas gracias, madame!
La sigo tambien desde aqui. No me pierdo ripio.

Feliz carnaval

Bisous

Francisco Arroyo dijo...

Felicidades por el blog. Lo he conocido tras un comentario tuyo en el mío y me ha encantado y sobre todo me ha abrumado tu actividad. Te fecilicito y lo enlazo.
Sobre la tragedia armenia, es aterrador el relato.

Núria Borràs dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Núria Borràs dijo...

Blogger Núria Borràs dijo...

Desesperantes las imágenes de guerra, muerte y desolación que acechan a tantos y tantos pueblos del mundo, cada día, siempre, aún hoy. Nunca acabará, verdad?

La ciudad medieval de Ani, la antigua capital del Reino de Armenia y conocida como la "ciudad de las 1.001 iglesias" recuerda su esplendor desde la desolación de unas ruinas que, ahora, están dentro de territorio turco. Una Turquia que, como bien dices Mar, no tiene ningún interés en recordar un pasado diferente al suyo, una cultura diferente a la suya, unas gentes diferentes.

Gracias por tu fantástico blog, siempre interesante y crítico. Gracias por el conocimiento que nos aportas, gracias por la disconformidad, por la protesta, por tu entrega.

un beso.

HR dijo...

Cada vez que encuentro a gente como vosotros,me siento orgulloso de vivir en España y ser ciudadano de este gran país.
He visto que habeis puesto el link de mi blog sobre el Genocidio de mi pueblo.La política exterior de España siempre ha sido claramente pro turca y hace un par de años el Congreso de los Diputados rechazó un proyecto de ley que reconocía y condenaba el Genocidio Armenio.En internet también abundan los blogs negacionistas de gente ignorante,inculta e inmoral.Por esta razón siempre me alegro muchísimo cuando veo páginas como ésta.Sobre todo cuando Armenia aún hoy sigue bajo la amenaza de Turquía y Azerbaiyan.

Respecto a Aní,la más preciosa de las 13 capitales que ha tenido Armenia,casi todos los armenios estamos convencidos de que algún día Turquía devolverá nuestras tierras.Aunque intenten borrar cualquier rastro de los armenios,siguen manteniendo nuestra patria perdida deshabitada porque saben que 90 años no son nada para la larga historia de Armenia.El tiempo pondrá todo en su sitio.

Os recomiendo que visiteis Armenia,también Artsaj (Alto Karabaj),el histórico enclave armenio que Stalin regaló a Azerbaiyan y que mi pueblo reconquistó hace 15 años...